Los tres tipos de personas que hay en el mundo

"No importa cuantas veces nos caigamos sino cuantas nos levantemos"

Las cualidades de ser lider en la empresa del siglo XXI – 2ª parte

Sensibilidad: Ver con el corazón

La Suerte


Hace algunos años oí una frase que me hizo reflexionar sobremanera, el orador dio una definición que rompió mis paradigmas: "Suerte es el cruce de caminos entre la preparación y la oportunidad". ¡¡¡Que curioso!!! Para definir algo que se supone que es aleatorio, utilizaba un vocablo que nada tiene que ver con el azar: la preparación.

Aquella frase cambió mi forma de concebir "la suerte" ya que encierra una verdad realmente contundente y al mismo tiempo muy muy simple.

La vida nos ofrece a lo largo de los años muchas oportunidades, pero para muy pocas estamos suficientemente preparados para aprovecharlas y pasan delante de nosotros sin apenas verlas, y por eso les atribuimos la palabra "suerte" a aquellos que estuvieron preparados cuando la oportunidad se cruzo en sus vidas y la aprovecharon.

Quizás estuvo delante nuestro con anterioridad y ni nos llegamos a enterar.
La vida pasa, los años se suceden de forma vertiginosa y el mundo evoluciona teniéndonos inmersos en una espiral de cambio continuo. Y es en esos momentos de cambio, cuando más oportunidades surgen, pero son muy pocos los que están preparados para hacerlas suyas.

Voy a poner algunos ejemplos que aclaren mejor mi explicación: Nos enteramos que una gran empresa necesita un nuevo directivo con estudios de marketing y está dispuesta a pagarle un gran sueldo además de unas inmejorables condiciones, pero nosotros no tenemos esos estudios ¿hemos tenido mala suerte? Lo normal es decir que si, que tuvimos mala suerte. No, ha sido una oportunidad que otro aprovechara por haberse preparado a tiempo.

Otro ejemplo: Nos enteramos que por necesidades de una urgencia familiar venden una casa de lujo por menos de la mitad de su valor ya que necesitan el dinero con mucha rapidez y está dispuestos a perder dinero pero con el fin de tener la liquidez suficiente para resolver su problema, pero nuestros ahorros no alcanzan a esa cantidad para acceder a dicha inversión ¿diríamos que ha tenido suerte aquel que ha ahorrado durante años y tiene el dinero para comprarla? ¿O solo nos fijaríamos en que alguien ha comprado una casa a mitad de precio y tuvo suerte de encontrar esa oferta?


Hay miles de ejemplos que nos hacen comprobar que es cierto, la vida pone oportunidades en nuestros caminos y en muchas ocasiones pasarán desapercibidas sin que ni seamos capaces ni siquiera de identificarlas, sin embargo habrá otros que las verán y tendrán la suerte de aprovecharlas.

Sólo quien esté preparado será quién las vea, y sólo quien las vea será quien pueda tener la suerte de hacerse con ellas.


Mientras tanto la sociedad seguirá enseñándonos que la mayoría de las cosas importantes en la vida son cuestión de suerte, pues en eso se basa principalmente la estructura social, en que seamos conformistas y nos mantengamos como una abejita más que labora el panal, pero que nunca tratará de ser reina, aunque desde hoy nosotros sabremos que la suerte no existe, la suerte la podemos crear nosotros mismos preparándonos a tiempo y con tiempo.

Hay que definir lo que uno quiere en la vida y plantearse objetivos a largo plazo, y paulatinamente irse preparando para alcanzarlos, sin desfallecer, con la mirada fija en esos sueños y alimentándonos diariamente de su energía, porque si lo hacemos, la vida se encargara de darnos las oportunidades y algún día las aprovecharemos y dirán que nosotros también tuvimos suerte.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

2009 ·frases de amor by TNB